¿Cuál es el futuro de las pantallas?


¿Cuál es el futuro de las pantallas?

Las pantallas han sido sujetos, durante los últimos años, de una evolución muy intensa. En 2010, hace tan solo cinco años, la pantalla más avanzada del mercado contaba con 3.5 pulgadas y 960 x 640 de resolución. Hoy, en 2015, esas cifras han crecido hasta las 5.5 pulgadas y las resoluciones 4K.

Las pantallas actuales comienzan a tocar techoEsa evolución también es visible en otros parámetros como la temperatura de color, la tecnología del panel y el brillo. En 2010, por ejemplo, era impensable alcanzar 700nits de brillo en la pantalla de un smartphone. Ahora, en 2015, son varios los dispositivos de gama alta que alcanzan dicha cifra.

Esta fuerte evolución nos ha llevado a un punto en el que las pantallas de los teléfonos móviles comienzan a rozar la perfección, tocando casi su techo máximo. La pantalla de un Samsung Galaxy S6 Edge, de un iPhone 6s Plus o incluso de un Sony Xperia Z5 Premium no muestra ningún tipo de debilidad: son nítidas, coloridas y brillantes. El espacio de mejora —aun existente— es considerablemente más reducido que hacer unos años.

 

futuro de las pantallas – futuro de las pantallas

Xperia Z5 Premium con pantalla 4K y 5.5 pulgadas.

 

Llegados a este punto, la inevitable pregunta resultante es: ¿qué nos espera en el futuro? ¿En qué aspectos comenzaremos a ver, de ahora en adelante, una fuerte innovación? Durante 2015 ya hemos visto algunas breves pistas —pantallas curvas y pantallas sensibles a diferentes niveles de presión—, pero hay mucho más.

El futuro no pasa por más pixeles, queremos nuevas formas de mostrar e interactuar con contenidoLa unión entre los sensores de huellas dactilares y las propias pantallas es, por ejemplo, una de las innovaciones más inminentes. Apple ya patentó un sistema de reconocimiento de huellas dactilares directamente desde la pantalla —tomando como base un panel con tecnología OLED—. Qualcomm, paralelamente, también presentó y presentó en sociedad Sense ID, un sistema de reconocimiento de huellas dactilares capaz de vivir y actuar bajo el cristal de una pantalla. Esto abriría las puertas, por ejemplo, a diseños más radicales con ratios pantalla/tamaño aún mayores.

Otro de los aspectos donde esperamos ver fuertes innovaciones es en la flexibilidad de las pantallas. Pantallas como las P-OLED de LG ya presumen de esta característica, pero son solo el comienzo. Las pantallas flexibles tienen tres retos por delante: aumentar la resistencia, incrementar los máximos de curvatura y, el más importante de todos, reducir sus costes de producción. Cuando todas ellas queden completadas, las pantallas flexibles podrán adentrarse de forma masiva en el mercado —siempre que existan productos que las acompañen—.

 

futuro de las pantallas – futuro de las pantallas

Pantallas flexibles de Samsung, quien también trabaja con este tipo de paneles.

 

En las mismas ferias tecnológicas en las que solemos ver pantallas flexibles, encontramos tendencias muy interesantes como las pantallas hápticas—haptic displays en inglés—. Este tipo de pantallas son capaces de reproducir diferentes texturas sobre una misma superficie de cristal. Para ello, hacen uso de pequeños impulsos electroestáticos que emulan esas sensaciones de todo tipo.

Tras este tipo de pantallas encontramos empresas como Senseg —cuyo prototipo ha estado presente en diversas ferias internacionales— o inclusoApple, quien ya patentó una tecnología similar enfocada tanto a pantallas táctiles como a los trackpads de los ordenadores.

 

futuro de las pantallas – futuro de las pantallas

La tecnología háptica (capaz de emular texturas) de Apple, aplicada a los MacBooks.

 

La compañía de Cupertino también cuenta en su cartera de patentes con una solución para el desarrollo de pantallas holográficas. Según la patente, el contenido se mostraría sin necesidad de un medio reflexivo como un cristal 3D. Además, permitiría interaccionar con el propio contenido, cambiando por completo la forma en la que interactuaríamos con un iPhone.

Samsung, por su parte, también cuenta con patentes relacionadas con pantallas holográficas. A diferencia de la solución de Apple, esta patente sí haría uso de un material secundario que generaría dicho efecto holográfico.

El playground de las pantallas será completamente diferente en unos añosLa última de estas tecnologías que podrían formar parte del futuro de las pantallas es el reconocimiento de la temperatura corporal. Científicos de la Universidad Politécnica de Montreal han logrado implementar sensores de temperatura en cristales Gorilla Glass. Estos sensores detectan la deformación microscópica que el cristal sufre bajo el calor corporal, deduciendo de ahí la temperatura del sujeto en contacto con el cristal.

Todas estas tecnologías muestran, muy brevemente, que el futuro de las pantallas ya no se limita a pixeles, temperaturas de color y nits de brillo. El nuevo playground son las formas en las que interactuamos con estas pantallas y las magnitudes que estas son capaces de medir a partir de ahora. Un nuevo horizonte nos espera.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s